Noticias
  • Cómo pasar de la OHSAS 18001 a la ISO 45001:2018

    Actualización de la ISO 45001:2018

    Cada mes que pasa, estamos más cerca de la fecha límite que la Organización Internacional de Normalización estableció para la adopción definitiva de la nueva norma ISO 45001:2018, fijada para marzo de 2021.

    Como ya hemos explicado alguna vez en este blog, la nueva ISO 45001:2018 es la sustituta de la anterior norma OHSAS 18001, basadas ambas en las condiciones de trabajo seguras y saludables en la empresa.

    La nueva ISO 45001:2018 se refiere por tanto a temas de salud y seguridad a nivel físico de los trabajadores, por lo que cobra especial importancia en empresas de sectores como puedan ser construcción, industria, transporte y demás.

    Pero ahora, con la nueva actualización, la nueva norma también centra su foco de interés en el denominado como “bienestar social”, o lo que es lo mismo, también tiene en cuenta las implicaciones psicológicas de la salud del trabajador.

    La ISO 45001:2018 como otras normas que han sido actualizadas,  pertenece al nuevo ámbito del Anexo SL que determina la Estructura de Alto Nivel. Es decir, esta norma se cohesiona con otras normas ISO, de manera que la aplicación e implantación de varias normas en una misma empresa sea más sencilla.

    Puedes leer más sobre la definición y los conceptos relacionados con esta norma en un artículo de este blog publicado anteriormente: Nueva ISO 45001:2018 todo lo que necesitas saber.

    Hoy queremos centrar el artículo en herramientas prácticas para realizar la transición de la OHSAS 18001 a la nueva ISO 45001:2018.

    Para llevar a cabo una correcta implantación de la norma, como siempre recomendamos un software de calidad que permite realizar la implantación de la forma más sencilla y eficiente.

    Ya sabes que desde Q-bo.org hemos desarrollado un software que permite a cualquier tipo de empresa facilitar el proceso de la gestión de un sistema de calidad, fruto de nuestra experiencia durante más de una década, trabajando en todo tipo de sectores de actividad.

    Puedes saber más sobre nuestro software entrando en Q-bo.org o enviando tu consulta a través de nuestro email mailto:info@q-bo.org o teléfono 968 23 20 36.

    Pasos para cambiar de la OHSAS 18001 a la nueva ISO 45001:2018

    Pautas a seguir para gestionar el cambio de norma de forma eficiente:

    • Reorganización y preparación de los trabajadores encargados de gestionar el cambio. Antes que nada deberemos establecer el equipo cualificado de personas capaces de gestionar el cambio. Lo lógico sería contar con las mismas personas que ya realizaron la implantación de la norma OHSAS 18001 pero quizá incluir nuevas personas que sepan dar una nueva perspectiva, también sería enriquecedor. No en vano, la nueva norma cuenta con un glosario de términos y unos conceptos que son nuevos.
    • Identificar las diferencias entre las normas. Quizá uno de los primeros pasos fundamentales sea el de identificar cuáles son las principales diferencias entre ambas normas. Ya que podemos encontrarnos ahora, con que algunas de nuestras rutinas o puestos de trabajo no cumplen los nuevos requisitos marcados por la ISO 45001:2018.
    • Elaboración de una estrategia de implantación para el nuevo Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo. La estrategia debe traducirse en acciones que sean lo más concretas posibles. La planificación de estas tareas es una de los objetivos fundamentales del proceso, por lo que contar con la ayuda de un software de gestión parece el paso más lógico.
    • Una vez que conocemos las diferencias y hemos comenzado a trabajar en cómo solventarlas. Deberemos realizar la tarea de controlar las desviaciones y controlar los posibles fallos o incumplimientos de la norma. Es lo que se conoce como la gestión de las no conformidades, un término que está muy de moda en el mundo de la calidad, y del que ya te hemos hablado en otras ocasiones en este blog. Puedes saber más sobre las No conformidades, haciendo clic sobre el enlace.
    • Si finalmente tenemos que aplicar acciones correctoras, lo que es totalmente normal y esperable, tendremos que volver a evaluar la solidez y efectividad de estas acciones. No olvidemos que estamos en un proceso de mejora continua.
    • Ahora sí, ya estamos preparados para realizar el proceso de auditoría, sin miedo a retrasos, duplicidades o ineficiencias.
    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *