Noticias
  • ¿Para qué sirven las normas ISO?

    Finalidad de las normas ISO en las empresas

    Desde hace tiempo, las normas ISO se han convertido en una herramienta fundamental para las empresas a la hora de conseguir el objetivo de ofrecer la máxima calidad, lo cual, será percibido por el cliente y otros agentes económicos ayudando a maximizar los beneficios empresariales.

    Una empresa que es percibida como positiva implicará una valiosa ventaja competitiva frente a otras empresas. Esto resulta relevante en un entorno tan cambiante y complicado como en el que nos encontramos; debido a las nuevas tecnologías, la globalización, etc.

    Apostar por implantar un plan de calidad es una decisión importante que todas las empresas deben plantearse y llevar a cabo tarde o temprano. Una necesidad que debe ser planteada desde la alta dirección, la cual, deberá comprender cuál es la finalidad de las normas ISO y sus beneficios.

    Normas ISO: para qué sirven

    Pero, ¿para qué sirven las normas ISO? Básicamente, la implantación en las empresas busca la mejora de la eficiencia de los procesos productivos, esto es, la consecución de un sistema de gestión de calidad que sea reconocido objetivamente a nivel internacional.

    De esta forma, las empresas que operen bajo esta premisa tendrán más facilidades para la consecución de sus objetivos, mejorar la capacidad de trabajo y negociación con otras empresas o agentes y la mejora de la cifra de negocios.

    Las normas ISO, suponen un requisito indispensable para las empresas que deciden operar en mercados internacionales pero, también, para cualquier tipo de empresa —aunque su actividad se desarrolle a nivel local— pues con el desarrollo de Internet y las nuevas tecnologías, cualquier negocio debe estar preparado para competir con cualquier otro que se halle ubicado en otro rincón del mundo.

    Objetivos de las normas ISO

    Las empresas que trabajan con normas ISO ofrecen a sus clientes una visión objetiva y reconocible vinculada con la calidad. De este modo, se consiguen objetivos concretos que pueden referirse a:

    • Mejorar la productividad de mi empresa, mejorando los procesos de producción, la utilización de mis recursos y la reducción de costes.
    • Mejora de la eficacia y la eficiencia de mis procesos internos. Reducción de averías, errores y desviaciones frente a los objetivos establecidos de forma consensuada por la alta dirección.
    • Obtención de productos y servicios de alta calidad, que además serán percibidos de esta manera por el consumidor, pues, su percepción se basa en criterios objetivos.
    • Conocimiento profundo de los procesos y rutinas de mi empresa y organización.
    • Mediciones más exhaustivas de mis resultados.
    • Concreción exacta de mis resultados.
    • Elaboración de informes basados en aspectos objetivos y medibles.
    • Reducción de la documentación y mejora de la comunicación tanto interna (dentro de la empresa) como externa (hacia agentes externos como pueden ser: accionistas, proveedores, acreedores, socios, etc.).
    • Implantación de procesos de mejora continua.
    • Mejorar o conseguir el acceso a determinado tipo de mercados o administraciones públicas.
    • Reducción de quejas por parte de los clientes.
    • Cumplir requisitos obligatorios que algunos gobiernos o mercados internacionales imponen como condición.
    • Mejorar los beneficios.

    La tarea de implantar normas de calidad basadas en los estándares ISO no siempre es sencilla. Por eso, las empresas suelen trabajar con un software de calidad que facilite que estas tareas se cumplan de forma idónea y empleando la cantidad de recursos y tiempo necesaria.

    En Quattro hemos desarrollado un software de gestión de calidad que se adapta a la perfección a las necesidades de cada mercado, sector o empresa en particular.

    Más de diez años trabajando con todo tipo de empresas nos han ayudado a saber con exactitud qué es lo que necesitan las empresas y a entender la especial idiosincrasia de cada tipo de mercado. Por eso, Q-bo.org es un software de gestión que se adapta a cada tipo de empresa, ofreciendo soluciones útiles a la necesidad actual de implantar este tipo de normas.

    La solución «llave en mano» que ofrecemos permite que Q-bo.org se adapte a cada situación o tipo de empresa, realizando una instalación personalizada de los distintos módulos de trabajo que ofrece el software. Además al ser una herramienta de fácil utilización, no requiere conocimientos especializados de calidad, siendo fácil delegar en una o varias personas.

    La implantación de un sistema de gestión de calidad permite, por tanto, permanecer siempre a la vanguardia y ofrecer la máxima calidad en mis productos o servicios.

    Los clientes valorarán muy positivamente este esfuerzo, sobre todo si se incide en ámbitos como puede ser el medio ambiente, la calidad, la seguridad en el trabajo o la responsabilidad social. Aspectos que, a día de hoy, se antojan fundamentales.

    Las normas ISO se pueden aplicar a cualquier tipo de empresa con independencia de su tamaño o sector, frente a la creencia errónea de que solo están pensadas para grandes compañías que operan en mercados internacionales.

    Si estás pensando en implantar alguna norma ISO en tu organización, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos asesorarte adecuadamente. Puedes hacerlo a través de nuestro correo electrónico info@q-bo.org o en el teléfono 968 23 20 36.

    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *