Noticias
  • Barreras a la hora de implantar sistema de calidad y normas ISO

    Barreras en la gestión de la calidad

    En este artículo queremos identificar las posibles barreras que una empresa se puede encontrar a la hora de implantar un sistema de calidad a través de normas ISO y también a la hora de integrar el sistema de gestión.

    El ser humano, suele ser reticente a los cambios. Somos animales de costumbres, así que es muy probable que cuando anunciemos cualquier tipo de cambio o novedad en nuestra estructura organizativa, la primera respuesta siempre sea el NO.

    Por eso es importante contar con una persona responsable de coordinar desde el inicio la implantación del sistema de calidad, ya que como primera tarea fundamental, tendrá la de hacer entender que el cambio, implicará ventajas para el trabajo diario y para la empresa.

    Como se suele decir coloquialmente, en ocasiones un pequeño paso atrás es mejor para dar dos pasos hacia adelante. Es importante pararse un momento para reflexionar, analizar y saber cómo actuar de cara al futuro y a largo plazo.

    Por ello, siempre hemos dicho desde los artículos de este blog, que tratar de conseguir la implicación de todas las esferas de la organización, es algo fundamental. De nada sirve que cada uno haga la guerra por su lado, de nada sirve que solo sea un segmento de trabajadores los que tiren del carro si el resto no está realmente implicado.

    Pero aparte de la posible falta de implicación, nos podemos encontrar otras barreras al cambio, muchas de ellas derivadas de esta falta de implicación pero también otras derivadas de un conflicto de intereses, miedos, reticencias infundadas, etc.

    Barreras al cambio para implantar sistema de calidad

    Es importante que identifiquemos las principales barreras para que de este modo podamos atajarlas antes de realizar el proceso de implantación del sistema de calidad.

    1. Falta de credibilidad

    Si no somos capaces de convencer a los trabajadores de que este cambio, nos ayudará a mejorar nuestro proceso productivo, trabajar de forma más eficiente y mejorar la situación de la empresa en el largo plazo, tendremos un problema que deberemos atajar. Antes de realizar el proceso de implantación, deberemos procurar que todos estén convencidos de que la empresa, sus resultados y beneficios van a mejorar, y por lo tanto también lo hará nuestro ambiente laboral.

    1. Falta de comprensión

    En ocasiones, hablar de nuestra propia empresa o proceso productivo, se nos puede hacer difícil Y es complicado no caer en el uso de jerarquía técnica sobre nuestro propio proceso, que puede ser desconocida por parte de los trabajadores. Así que debemos tratar de explicar todo, para que cualquier departamento pueda entenderlo, sin la necesidad de conocer en profundidad esa parte del trabajo. De ese modo, los trabajadores conocerán las ventajas y beneficios que traerá la aplicación de un sistema de gestión de Calidad.

    1. Burocracia y departamentalización

    En muchas empresas existen diversas figuras de coordinación, cuyos puestos de responsabilidad se pueden solapar a la hora de crear un sistema de integración. Antes de dar pie a posibles diferencias o disputas, sería conveniente crear una figura única para la coordinación del nuevo sistema. Esta nueva figura, deberá ser una persona, a poder ser ajena, que tenga capacidades de conocimiento en todos los nuevos ámbitos.

    1. La propia cultura organizativa

    Las rutinas establecidas durante muchos años y la forma de trabajar, podrá sufrir variaciones importantes y que resulten novedosas para los trabajadores. De nuevo, antes de aplicar la integración del sistema de gestión tendremos que dejar claro que algunas estructuras y métodos, aunque lleven implantados mucho tiempo, no por ello son eficientes ni merecerán la pena mantenerse en el tiempo.

    1. Alta dirección

    Como siempre hemos argumentado en este blog, conseguir la máxima implicación de la alta dirección desde el principio, es la vía idónea para que el resto de estamentos y esferas de nuestra organización, sigan el camino marcado por ellos.

    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *