Noticias
  • Acreditación para empresas alimentarias

    Normas ISO de alimentación

    El pasado 9 de junio se celebró el Día Mundial de la Acreditación. Aprovechando la efeméride la ENAC ha publicado datos y estadísticas interesantes sobre el sector de la alimentación.

    ENAC es la Entidad Nacional de Acreditación de España, a día de hoy es la única entidad con capacidad y potestad para otorgar acreditaciones según establece el Real Decreto 1715 de 2010.

    Si nos centramos en el sector alimentario encontramos datos interesantes sobre acreditación para empresas alimentarias.Puedes consultarlos en la web oficial: Enac.es/agroalimentario.

    Resulta evidente pensar que el sector de la alimentación se está configurando como un área de máxima competencia. Las empresas deben tratar de obtener importantes ventajas para destacar y conseguir llegar a unos consumidores cada vez más exigentes.

    La preocupación por el medio ambiente y la economía circular es una de las grandes preocupaciones de los ciudadanos en los últimos años. Ya no se valora simplemente la calidad de los alimentos sino otras propiedades: localismo de las producciones, que no se trabaje con plásticos o envoltorios innecesarios, que los alimentos sean respetuosos con el entorno, que provengan de negocios o procesos ecológicos, etc.

    Ante este nuevo escenario, el cual se ha precipitado en los últimos años, las empresas del sector alimenticio se están preocupando por acercarse a los consumidores con mensajes más transparentes y que dejen de manifiesto que se respetan las nuevas normativas ambientales o de salud.

    Es habitual encontrar anuncios en los que los fabricantes enfatizan sobre la ausencia de aceite de palma en sus productos, o que los productos provienen del propio territorio nacional para, de este modo, apoyar la economía local y evitar la contaminación que produce el intercambio de bienes y servicios con otros países del mundo.

    Lógicamente, el consumidor también se ha concienciado y comienza a exigir elementos intangibles a las empresas con las que solía mantener una relación duradera. La responsabilidad de desarrollar un sector alimentario sostenible recae en todos nosotros.

    Por poner un ejemplo: quizás ya no es necesario consumir alimentos de fuera de temporada en cualquier época del año, cada vez apostamos más por productos frescos originarios de nuestro país o región para evitar las importaciones de productos que vienen de fuera a través de complejas operaciones de comercio internacional.

    En definitiva, si los consumidores buscan cada vez más empresas responsables y sostenibles, resulta evidente que las empresas deberán reinventarse y comenzar a adoptar medidas que garanticen que se cumples los estándares mínimos demandados por el mercado.

    Otra muestra: los consumidores dedican más tiempo a leer detenidamente las etiquetas de los productos, lo cual se impone como un criterio de decisión de compra más complejo e importante.

    Por eso, solo empresas alimentarias que cuenten con acreditaciones, como las concedidas por  ENAC, que garanticen la fiabilidad de su proceso productivo a través de normas ISO podrán sobrevivir a este nuevo panorama.

    Siempre hemos defendido desde este blog la importancia de implantar sistemas de calidad y normas ISO en las empresas. En un sector como el alimenticio esta necesidad resulta más evidente.

    Conseguir un certificado que acredite la calidad ya no es una ventaja competitiva sino una necesidad básica que todas las empresas  agroalimentarias deberían cumplir.

    Las acreditaciones y normas ISO alimentarias se centran en determinados aspectos, principalmente podríamos destacar los siguientes:

    • Ensayos clínicos sobre la composición de los alimentos
    • Garantías higiénicas en el proceso de elaboración y manufactura
    • Control de alérgenos
    • Detección de trazas y sustancias contaminantes en alimentos
    • Control sobre productos específicos como puede ser la denominación de origen en vinos o aceites.
    • Producción integrada y ecológica
    • Implantación de sistemas de seguridad alimentaria
    • Redes de distribución y conservación

    La norma ISO de alimentación más representativa es la norma ISO 22000:2018, así como las nuevas exigencias del mercado derivadas de los sistemas de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control), y esquemas específicos como BRC e IFS.

    El sector alimenticio es un sector especialmente sensible y volátil, que afecta a empresas de todo tipo: fabricantes, distribuidores, empresas de almacenamiento, transporte, restauración, etc.

    Para la implantación de esta norma o cualquier otra, resulta conveniente la utilización de un software que permita que el proceso de implantación se realice de forma mucho más eficaz, rápida y sencilla.

    Q-bo.org es nuestro software de calidad, diseñado y desarrollado tras nuestra experiencia trabajando en este ámbito con todo tipo de empresas.

    Una de sus principales ventajas es que los módulos del software se adaptan de forma personalizada a las necesidades de cada tipo de empresa en función de su tamaño o sector de actividad.

    También para un sector tan importante y en alza como el agroalimentario.

    Puedes pedir información sin compromiso sobre cómo nuestro software puede ayudarte en tu sistema de gestión de calidad solicitando información a través de nuestro correo info@q-bo.org o en el teléfono 968 23 20 36.

    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *