Noticias
  • Trabajadores y normas ISO

    Implicación del personal para implantar normas ISO

    En una sociedad actual tan globalizada, cada vez son menos las diferencias existentes entre los productos y servicios a nivel mundial, resultando más complicado diferenciarse de la competencia, ya que otras empresas pueden ofrecer algo muy parecido desde cualquier rincón del mundo. Es una de las implicaciones más importantes de las nuevas tecnologías en el mundo empresarial.

    Así que desde hace unos años las personas y el capital humano se han convertido en uno de los activos más importantes. Estamos hablando tanto de nuestros clientes o consumidores como de nuestro propio personal.

    Respecto a los consumidores, otra vez las nuevas tecnologías y las redes sociales han marcado un antes y un después. Las redes han democratizado el acceso de las personas a las empresas, ahora pueden estar al día de todo lo que sucede en torno a una empresa que siguen o de la que serán futuros clientes. Del mismo modo, las redes sociales les han dado herramientas muy poderosas para opinar sobre una determinada marca, quejarse o comunicarse con ella, por lo que la distancia entre marca y cliente cada vez es menor quedando, de hecho, bastante desdibujada.

    Respecto a las personas que conforman nuestra propia empresa, como ya hemos comentado en varias ocasiones en este mismo blog, son un activo fundamental para la Organización. Se dice que el valor humano está en alza, y son las personas las únicas capaces de marcar las diferencias en el mundo empresarial.

    De este modo, la implicación de nuestro personal en el proceso continuo de mejora y de implantación de las normas de calidad y sistemas de gestión se presenta como algo fundamental.

    Por un lado, la implicación tiene que venir de la alta dirección. Los miembros de los órganos decisorios de la empresa deben ser los primeros en mostrar una actitud proactiva ante el proceso de mejora de la empresa en su búsqueda de conseguir la eficacia y eficiencia.

    Si no parte de ellos, difícilmente podrá llegar al resto de trabajadores de la empresa. Cada organización debe actuar como un todo, que vaya orientada hacia un mismo objetivo marcado previamente. Es responsabilidad de la alta dirección la canalización del talento y la creatividad de sus empleados hacia las metas programadas previamente.

    En este punto, la propia norma ISO 9001:2015 hace especial hincapié en la importancia del capital humano y la gestión del conocimiento, concretamente lo hace a través de su epígrafe de “competencias”.

    En este apartado la Organización debe implantar procesos para desarrollar mejor el conocimiento de la propia empresa. Para ello habrá que establecer criterios objetivos para medir si la formación y la experiencia de nuestros trabajadores son adecuados a su nivel de competencia en la empresa.

    Ante posibles desviaciones, habrá que establecer nuevos procesos de formación internos, para tratar de minimizar éstas. Además, propone la norma, sistemas objetivos de control y de evaluación. Incluso se propone la gestión documental de títulos, certificados y documentos para que este proceso sea lo más claro y transparente posible.

    Desde luego la implantación de la norma ISO 9001:2015 requiere el esfuerzo conjunto de todos los miembros de una Organización, ya que pueden ser necesarios cambios estructurales en la empresa y en la cultura organizativa existente. La implantación de las normas de calidad ISO debe suponer una mejora en la propia empresa y una ayuda que fomente la eficiencia y la excelencia.

    Según el tamaño de la empresa, se podrá incorporar un experto que desempeñe las funciones de responsable del sistema de gestión de calidad o, en empresas más pequeñas, habrá que encontrar el perfil adecuado para estas tareas.

    Lo que parece claro es que en este proceso de implantación de normas de calidad ISO es imprescindible contar con trabajadores cualificados y también con un software de gestión como q-bo-org que nos ayude a mejorar la eficacia de los sistemas de gestión basados en normas ISO.

    No te pierdas nuestro artículo anterior en el que mencionamos 5 motivos por los que un software de gestión de la calidad es imprescindible en cualquier empresa.

    Además q-bo.org (desarrollado por Quattro, una empresa con más de 10 años de experiencia), se adapta a cualquier tipo de empresa y a todo tipo de necesidades concretas.

    Pide más información sin compromiso, sobre el software de gestión q-bo.org en este enlace: +información software q-bo.org

    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *