Noticias
  • Gestionar la resistencia al cambio en una empresa

    Resistencia al cambio al implantar normas ISO

    En este blog hemos hablado durante varios artículos de cómo se realiza la implantación de una u otra norma ISO, o de cómo se implementa un sistema de gestión de calidad. Pero no hemos profundizado demasiado en una realidad empresarial latente en todos los sectores, lo que se conoce como la resistencia al cambio.

    Es lógico pensar que siempre que se quiere implantar algo novedoso en la estructura de una empresa surjan voces en contra, no en vano, el ser humano, y por ende el trabajador, ofrece de forma natural una resistencia al cambio.

    El ser humano se mueve bien en su zona de confort, en la rutina diaria de la que en muchas ocasiones reniega, pero en la que nos solemos sentir muy cómodos ¡Bendita rutina!

    Una de las barreras más importantes que nos encontramos al implantar una norma ISO es la resistencia al cambio, que en mayor o menor medida ofrecen casi todos los miembros de una Organización, con independencia del estamento de toma de decisiones en el que nos encontremos.

    En psicología se suele escuchar la sentencia de que «todos deberíamos salir de nuestra zona de confort, al menos una vez al día».

    Pero volviendo a la realidad del tejido empresarial, es cierto que la negativa de los trabajadores o de la dirección puede ser un impedimento importante, que debemos detectar para poder tenerlo en cuenta y atajarlo de raíz.

    Normalmente las excusas de una empresa para adoptar normas de calidad y sistemas de gestión, tienen que ver precisamente con los beneficios que le reportaría la adaptación, así que la desinformación o la falta de ella están detrás de este tipo de posturas.

    Por ejemplo, excusas como «la empresa funciona bien como está actualmente», «la implantación retrasará nuestro trabajo actual», «la implantación es costosa en tiempo y dinero», «nosotros no necesitamos un sistema de calidad».

    Como ya hemos explicado en varias ocasiones, la implantación de normas de calidad y de un sistema de gestión implanta en la empresa una nueva estructura de trabajo que permite:

    • Mejora del rendimiento del trabajo
    • Tareas más eficientes y eficaces
    • Reducción de duplicidades
    • Reducción de costes en términos de tiempo y dinero

    En definitiva, tendremos una empresa más eficiente, que será mejor valorada por nuestros clientes y proveedores, que estará preparada para comercializar sus bienes y servicios en otros mercados que exigen certificados de calidad, y todo ello se traducirá en mayores ventas, y por lo tanto, mayores beneficios.

    Para saber cómo gestionar la resistencia al cambio que ofrecen las empresas como entes, así como la de cada uno de los trabajadores que la componen, debemos saber transmitir la nueva visión empresarial que queremos implantar.

    Una correcta visión, permite que todos los implicados conozcan de primera mano en qué va a consistir el nuevo proceso de implantación. La mayor parte de los miedos vienen derivados del propio desconocimiento, así que si los trabajadores comprenden las virtudes de la implantación y en qué consistirá el proceso paso a paso, la resistencia al cambio será menor.

    Así que otra de las variables que tenemos que tener en cuenta es la participación y la comunicación con todos los miembros de la Organización. Reuniones e información continua provocarán que el miedo al cambio y a la nueva situación sea menor.

    En estas situaciones, como en la mayoría de los mercados en que queremos difundir nuestros bienes y servicios, necesitaremos de un líder natural que sea uno de los primeros en afrontar el cambio. Una vez que los líderes o preceptores de opinión comiencen a adoptar la nueva situación, será más fácil que el resto de trabajadores confíen en el proyecto.

    En definitiva, tenemos que evitar la resistencia, y promover la denominada “resiliencia”. Un término que últimamente parece estar en boca de todos dentro del ámbito empresarial.

    La resiliencia, en términos psicológicos es la capacidad de las personas para afrontar los cambios y superar las adversidades.

    Además, si para la implantación de las normas ISO cuentas con un software como Q-bo.org que te permite realizar el proceso de forma más rápida y sencilla, la resistencia al cambio será mínima.

    Esperamos que este artículo os haya sido de utilidad, y recuerda: ponte pequeños retos que fomenten tu capacidad de resiliencia y sal de tu zona de confort al menos una vez todos los días.

    Compartir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *